Clima
18° C
Buenos Aires
Lunes, 16 octubre 2017
ELECCIONES 2017
Récord de Carrió, derrota digna de Filmus, Lousteau 2019: a qué apuestan los candidatos porteños
El domingo se juega mucho más que una primaria en el cuarto distrito del país. El miedo al papelón de Tombo y el grupo que sólo mira a octubre.
Récord de Carrió, derrota digna de Filmus, Lousteau 2019: a qué apuestan los candidatos porteños
La previsibilidad del resultado, al menos el que vaticinan las encuestas, parece haberle quitado a la elección porteña el brillo de otras vueltas. La alcanza, como a casi todos los distritos, la sombra de esa pelea monumental que se dará en la provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, por peso específico (es el cuarto distrito del país, detrás de la otra Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe) pero también por su valor simbólico (es la capital del país y la cuna del partido gobernante), el comicio en la Ciudad tiene un atractivo particular. Y en ese partido grande, con ganador cantado, se juegan a su vez otras disputas particulares.

Aquí, las cinco principales apuestas para el domingo. Una guía para leer los resultados, más allá de las bancas que se pongan en juego en octubre.

Con un mismo porcentaje, Elisa Carrió puede batir dos récords. Si la boleta de Vamos Juntos que encabeza llega a los 40 puntos, como vaticinan todas las encuestas, la chaqueña superará la marca que el PRO le puso como parámetro. Es el 39,26% que sacó la dupla Michetti-Santilli en la elección general de 2013 para senadores y que se convirtió en el mejor registro para el macrismo en una legislativa porteña de medio término.

Pero con 40 puntos, además, Carrió conseguiría su más alto porcentaje en el distrito en el que se presentó ya nueve veces: cinco para presidenta y cuatro para diputada. En 2007, en fórmula presidencial con el socialista Giustiniani, superó el 37%. En la primaria de 2015, cuando fue a la interna contra Macri y Sanz, tocó el piso con 3,8%

Paradójicamente, Carrió puede batir esos dos récords, estar en el trío de los candidatos más votados del oficialismo a nivel nacional y que eso no alcance para renovar en octubre las bancas de diputados nacionales que renueva el espacio. Son 7, incluida la de la propia candidata. Ocurre que en 2013, el PRO fue separado de la Coalición Cívica y la UCR, que integraban UNEN, y como a ambos les fue muy bien, ahora deben renovar muchos cargos pero con una sola boleta.

Como Carrió, Daniel Filmus también va por una plusmarca porteña. Menos glamorosa. Todo indica que este domingo, cuando compita en la interna de Unidad Porteña contra Guillermo Moreno e Itaí Hagman; y el 22 de octubre, cuando quede como el emergente de esa banda, el ex ministro de Educación encadenará su octava y novena derrota consecutiva en el distrito. Igual podría festejar. Así de complicado es el mundo peronista en la Ciudad.

La historia electoral de Filmus en el distrito es larga. Tuvo su debut en 2007, en dos mano a mano para jefe de Gobierno con Mauricio Macri. Perdió ambos por goleada. Volvió a intentar en 2011, con el mismo rival, y le fue aún peor. 0 de 4.

En el medio, en octubre de 2007, tuvo un consuelo: arrastrado por Cristina presidenta, consiguió una banca a senador. Pero también fue con derrota: la obtuvo por la minoría. Sus otras dos defecciones serían en 2013, cuando tocó fondo: terminó tercero en la primaria y tercero en la general. Ni siquiera pudo renovar su banca en la Cámara alta.

Como consuelo, habrá que decir que, aun con ese currículum, Filmus sigue siendo el menos malo de los PJ-K. El domingo

La del domingo será una prueba de fuego para Martín Lousteau. Hasta ahora, el economista venía en ascenso en su armado en la Ciudad. Debutó con derrota en la primaria de UNEN en 2013, contra Elisa Carrió, pero una performance decorosa le permitió colarse en la lista de la elección general y ganó una banca de diputado.

En 2015, jugaría tres veces y siempre en alza: le ganó la primaria para jefe de Gobierno a Graciela Ocaña, luego hizo una muy buena primera vuelta dejando atrás al oponente K Mariano Recalde y en el balotaje llegó a su pico, cuando perdió por dignísimos tres puntos el balotaje contra Horacio Rodríguez Larreta.

Pero quizá ese casi gol se convierta en su karma: se entusiasmó tanto con su proyecto porteño que no le llenó la promesa de una interna en Cambiemos en 2019 y desafió al partido imbatible para esta vuelta. La decisión le costó el exilio dentro del oficialismo y hoy construye con lo que tiene: una buena imagen y gran parte de la UCR local.

El sueño es repetir en octubre aquellos 25 puntos de la primera vuelta de 2015, terminar segundo y quedar bien posicionado para una revancha contra Larreta en 2019. El domingo empezará a tener señales. ¿Será sueño o pesadilla?

No lo dirá en público, pero seguramente a esta altura el economista Matías Tombolini imaginaba otro trajín en su debut electoral con el massismo. Hombre desenvuelto en los medios, tuvo un baño de bienvenida apenas arrancó la campaña, cuando un inocente video en su casa la dejó en off side: hablaba de la "guita que no alcanza para llegar a fin de mes", rodeado de una hermosa y amplia cocina. Le cobraron la contradicción.

Después, con matices, sufre las generales de una elección para los novatos: hay poco tiempo y plata para instalarse. Para colmo, su impulsor y referente, Sergio Massa, está preocupado casi 100% por su propio futuro.

Su agrupación (Avancemos Hacia un País Mejor), trató de compensar el déficit con una trampita gráfica: en el modelo de boleta que llevaron a la Justicia electoral le pusieron las fotos de Massa, Margarita Stolbizer y Victoria Donda para ver si conseguían algún arrastre. La ley sólo permite imágenes de difuntos. Los bocharon.

Con este complejo panorama, "Tombo" aparece hoy relegado en las encuestas. Aunque no tanto como el fantasma que acecha al massismo en la Ciudad: el 0,91% que sacó Guillermo Nielsen para jefe de Gobierno en las PASO de 2015.

El eterno Luis Zamora. Sus tradicionales rivales de izquierda, siempre peleados. Los filonazis de Bandera Vecinal. El "Nene" Sanfilippo y su triple garrote. El ignoto partido El Movimiento, con récord de cinco listas internas. Con variantes, una docena de frentes y agrupaciones le darán a la elección del domingo parte de su sentido original: serán verdaderas primarias para pasar el filtro y quedar anotados para las generales de octubre.

De ese lote, los mejor posicionados parecen Zamora (de Autodeterminación y Libertad) y Marcelo Ramal, del Frente de Izquierda. El combo anti-imperialista lo completa otro conocido, Alejandro Bodart, cuestionado meses atrás por pasearse en Punta del Este.

¿Más rarezas? Hará su intento en el distrito un ex gobernador...correntino, José Antonio "Pocho" Romero Feris. También volverán a probar suerte el Proyecto Sur que se referencia en Pino Solanas, el ex diputado Claudio Lozano y el inoxidable y candidato serial Juan Ricardo Mussa.

Si el presentismo se ubica cerca del 75%, como en 2013, estos frentes necesitarán unos 30.000 votos para sobrevivir. De las 16 alianzas y partidos que juegan el domingo, para octubre quedaría la mitad. O menos.
COMENTARIOS
  • Genéricos
  • Facebook
OPCIONES
TRANSFERIR
Scanea el código QR con tu móvil para visualizar la noticia.

Ampliar
COMPARTIR